La voz del profesional

Hoy conocemos a… CARLOS GARCÍA VILLARROEL carlosprisiones

Carlos ha sido trabajador en instituciones penitenciarias durante 35 años y nos cuenta cómo han evolucionado las prisiones a lo largo de estos años y qué papel ha jugado Intress en el desarrollo de programas específicos para los reclusos con problemas de Salud Mental.

¿Cómo fueron tus inicios trabajando en prisiones?

Empecé en Herrera de la Mancha en el año 1979, una época convulsa a nivel político y también, por supuesto, a nivel penitenciario. Luego estuve en Carabanchel, fuí ocupando distintos puestos… Y la última etapa, los últimos quince años estuve en Navalcarnero como educador. Allí empecé a tener contacto con el programa de Salud Mental, y fue donde me jubilé hace escasamente un año.

¿Qué cambios has notado a lo largo de todo este tiempo?

En el año 79 estábamos en una etapa predemocrática, los edificios eran de los años 50 y a nivel político no había habido una transformación seria de la institución penitenciaria. A mediados de los años 80 ya empieza a haber un cambio bastante serio, que se consolida en los años 90 con la reforma de las infraestructuras físicas para ubicar en los internos y la apuesta por el tratamiento de los mismos. A partir de mediados de los años 2000 con la aparición de nuevas figuras delictivas aparecen otro tipos de internos, entre ellos, los enfermos mentales. La propia institución penitenciaria hace un estudio y descubre que el 25% de la población reclusa tiene algún tipo de enfermedad mental.

¿Cuál es la situación de las personas con enfermedad mental en la prisión?

Bajo mi punto de vista, una persona con enfermedad mental no pinta absolutamente nada en la prisión. Si la población reclusa es ya de por si deficitaria, las personas reclusas con problemas de salud mental lo son doblemente, y no deberían estar allí. Evidentemente, lo más fácil y políticamente rentable es incluir en el ámbito de la seguridad todas las conductas, pero conviene recordar que no son personas peligrosas per se. Son personas con carencias y necesidades muy concretas a los que se les mete en un lugar en el que no deberían estar.

¿Qué ha aportado Intress en este ámbito?

Desde el año 99 comienza a funcionar algo en lo que nadie creía hasta entonces, el trabajo con enfermos mentales en prisiones, siguiendo las pautas de dos personas de Intress. Estas profesionales nos hicieron tomar consciencia de las particularidades de esta problemática, de las pautas de comportamiento que a menudo eran distintas, etc. En aquél momento el único programa de este tipo era el del Navalcarnero, y hoy en día se ha intentado extrapolar al resto de centros, aunque con desiguales resultados.

¿Cuáles son las claves que crees que deben aplicarse en la implantación de este modelo? Formación específica de los profesionales que se dedican a ello, incluidos los funcionarios de vigilancia, dedicación exclusiva a este tipo de internos y el hecho de comenzar a trabajar “con” y no “por” los internos.

Acerca de intress
Entidad sin ánimo de lucro dedicada al desarrollo y la calidad de los servicios sociales en España. Intress atiende a más de 80.000 personas anualmente, cuenta con 900 profesionales que trabajan en los siguientes ámbitos: Personas mayores Salud mental Infancia y Familia Mujer Respuestas a la Violencia Intress es una entidad declarada de utilidad pública por el Ministerio del Interior en 2004. Gestiona más de 110 servicios y cuenta con 30 años de experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: