Tratando la violencia filio-parental, un problema demasiado habitual

Los cambios sociales producidos en las últimas décadas en la sociedad occidental han propiciado la aparición de nuevas dinámicas familiares, en especial en el periodo de la adolescencia de los hijos e hijas. Se han visto alterados los equilibrios de poder y la convivencia puede sufrir esos cambios.

En ocasiones la alteración de dichos equilibrios de poder se ve traducida en episodios de violencia filio-parental, una conducta caracterizada por agresiones físicas, verbales o no verbales dirigidas a los padres o figuras parentales/marentales.

Agresiones tales como golpes, empujones, amenazas, imposición de normas por parte de los hijos o, en ocasiones, pasotismo extremo son sólo algunos ejemplos de situaciones y difíciles con las que han de lidiar padres y madres que sufren este tipo de violencia en su hogar.

Educar a un hijo/a requiere constancia y esfuerzo día a día. Es difícil encontrar el punto medio. A veces una excesiva libertad desde la más positiva de las voluntades puede acabar convirtiendo al niño en un tirano. Este tipo de violencia es un fenómeno extendido que desgraciadamente va en aumento. No es que antes no existiera, pero se vivía internamente, del mismo modo que otros tipos de violencia en la familia, como la de padres a hijos, o la violencia conyugal.

Asimismo, puede relacionarse con otros factores que faciliten el inicio de una carrera delictiva en los menores. En España, en los últimos cuatro años las denuncias por violencia de hijos a padres se han quintuplicado, llegando a superar la cifra de las 8.000 denuncias en 2011. Esto supone que la violencia y el maltrato filio parental constituyen el 8% de los delitos en nuestro país.

Pero las cifras tampoco nos dan una visión real del problema. Padres y madres llegan a negar la violencia familiar y conviven con ella de puertas adentro. Son capaces de tolerar niveles altos de agresividad antes de considerar acudir a instituciones públicas. Además, cuando esto sucede y la Fiscalía interpone medidas como el alejamiento o la incomunicación, padres y madres por la dureza de ese alejamiento, lo rompen reiteradamente.

Queda claro pues que una respuesta judicial no es satisfactoria per se. Queda claro que es necesario realizar una intervención desde diferentes niveles, con un análisis previo de qué sucede en el hogar. Queda claro que es necesario trabajar para evitar el deterioro de las relaciones familiares. Y queda claro que debe fomentarse la comunicación y la confianza para que la familia disponga de los mejores recursos para tener una convivencia sana para las personas que la forman.

 

Para más información: espaciosintress@intress.org

Intress colabora con el proyecto COPOLAD

A finales del año pasado, Intress resultó adjudicataria del “Estudio para la definición de criterios de acreditación en la reducción de la demanda de drogas”, uno de los proyectos englobados dentro del Programa de Cooperación entre América Latina y la Unión Europea en políticas sobre drogas (COPOLAD).

Tal estudio se centra en la capacitación para la reducción de la demanda de drogas en dichas regiones mediante un grupo de trabajo encargado de identificar diferentes estándares de calidad con base en la evidencia para su incorporación a los Programas de Reducción de la Demanda de drogas.

Con la financiación de la Unión Europea mediante la Dirección General de Cooperación y Desarrollo Europe-Aid, el Programa COPOLAD trabaja para mejorar el diálogo biregional entre América Latina y la Unión Europea con la finalidad de fortalecer las políticas sobre drogas en los países latinoamericanos impulsando la cooperación entre las Agencias nacionales responsables de dichas políticas en ambas regiones.

COPOLAD, a parte de la colaboración de Intress, cuenta con la participación de diez socios en América Latina y la Unión Europea, además de diez entidades colaboradoras. La gestión del Programa corresponde a la Fundación Internacional y para Iberoamérica de Administración y Políticas Públicas en colaboración con la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

El programa se desarrolla en base a cuatro estrategias clave:

1. El impulso y consolidación del Mecanismo de Coordinación y Cooperación en materia de Drogas entre la Unión Europea y América Latina y el Caribe (MCC).
2. El apoyo a los observatorios nacionales de drogas para reforzar el de- sarrollo de sistemas de información de calidad y compatibles entre ALC y la UE.
3. La capacitación, la identificación de criterios consensuados de calidad y base en la evidencia, y el desarrollo de recursos de apoyo a la planificación de intervenciones; todo ello en el ámbito de la reducción de la demanda de drogas.
4. El refuerzo de la capacitación y el impulso de la cooperación y el intercambio de buenas prácticas para la reducción de la oferta de drogas, prestando apoyo a las autoridades y actores pertinentes para avanzar de forma significativa en este complejo ámbito de actuación.

La Fundación Telefónica confía de nuevo en un proyecto de Intress

Intress consigue la subvención que permitirá desarrollar el proyecto “La recuperación a través del deporte” para mujeres con trastorno mental grave.MujerSaludMental deporte Intress

Por segundo año consecutivo, proyectos presentados por Intress en la Comunidad de Madrid, han sido reconocidos por la Fundación Telefónica.

En 2011 nos concedieron una subvención que posibilitó la creación y producción del vídeo para Youtube: “Una mirada Diferente”. Su lanzamiento y difusión en diversos medios de comunicación y redes sociales está siendo un éxito.

En 2012, el proyecto subvencionado se denomina “La recuperación a través del deporte” para mujeres con enfermedad mental grave.

A través de este proyecto se pretende aprovechar los valores que promueve el deporte: la solidaridad, la ayuda mutua, el altruismo, etc. para facilitar la integración de las mujeres que pasan por una situación de exclusión social, realizando diferentes actividades deportivas que faciliten la utilización de recursos normalizados, la relación con otras mujeres y colectivos del entorno social, la práctica de actividades físicas como promoción de la salud.

Las mujeres con trastorno mental grave sufren una triple discriminación:

  • El estigma asociado al padecimiento de una enfermedad mental
  • El rechazo que genera la discapacidad derivada de la enfermedad mental
  • La derivada de ser mujer y lo que ello conlleva en nuestra sociedad

Esta discriminación se pone de manifiesto a través de diferentes indicadores y en distintos ámbitos sociales y sanitarios (se producen menos derivaciones a los servicios de atención al trastorno mental grave aún teniendo en las mujeres el mismo grado de incidencia que en los hombres, entre otras).

Partiendo de estas evidencias, es por lo que este proyecto se fija el objetivo de paliar esta situación, apoyar los procesos de integración social, mejorar su bienestar físico y aumentar su autoestima a través de su participación en actividades deportivas.

Seguiremos informando de las actividades según se vayan generando.